Cómo hacer mermelada de naranja

Mermelada de naranja y zanahoria

Mermelada de naranja y zanahoria

La mermelada de naranja tiene fama de ser amarga, y por eso no es muy popular entre los más golosos. Pero lo cierto es que por eso mismo, es más versátil que el resto de mermeladas, ya que se puede utilizar tanto para platos dulces, como platos salados. Precisamente yo suelo añadir esta mermelada a ciertos cortes de carne preparados al horno.

Pero para los que ni aún así se atreven a probar la mermelada de naranja, les recomiendo que prueben esta mermelada, que es de naranja, pero también tiene zanahoria y limón, que rebajan el amargor de la naranja y le dan un sabor más suave.

Os aseguro que no es nada amarga, aunque tenga la piel y el zumo de 1 naranja y 1 limón. Las zanahorias son las que hacen el mayor trabajo en esta mermelada y le dan ese aspecto brillante y oscuro.

Las zanahorias son una hortaliza que siempre tenemos en nuestro cajón para las verduras. Son muy sanas, baratas y fáciles de utilizar con muchas recetas. Pero si tienes alguna que otra zanahoria que se está echando a perder, añádelas a la mermelada. Su sabor se realzará considerablemente.

Estos son los ingredientes que vas a necesitar para hacer la receta:

  • 500 gramos de zanahoria rallada
  • 400 gramos de azúcar (u otro edulcorante diferente)
  • El zumo y la ralladura de 1 naranja
  • El zumo y la ralladura de 1 limón
  • 4 vainas de cardamomo, machacadas
  • 500 ml de agua
  • 3 rodajas de jengibre fresco (opcional)

De esta manera se prepara la mermelada:

Paso 1. La noche antes (o por lo menos 6 horas antes), lava y ralla finamente la zanahoria y la piel de la naranja y del limón. Ponlo todo en una cazuela junto con el azúcar, el zumo de naranja y de limón, y las vainas de cardamomo machacadas.

Paso 2. Al día siguiente vierte encima el agua y añade el jengibre. Ponlo a calentar a fuego alto, y cuando llegue a ebullición reduce la temperatura para que siga cociendo a fuego lento durante 1 hora, con la tapa puesta.

Paso 3. Si después de ese tiempo todavía hay mucho líquido en la cazuela, déjalo que siga cociendo a fuego lento sin la tapa unos minutos más, hasta que espese y tenga la consistencia de un jarabe.

Paso 4. Retira la cazuela del fuego y deja que repose unos pocos minutos. Llena los tarros con la mermelada y, estando aún caliente, tápalos con la tapa para que se cierren herméticamente.